News

edición invierno 2020        
modalidad ‘covid-19’

Esta edición de “El Intérprete_The Performer”, en tiempos donde prima el distanciamiento físico, se propone vivir una experiencia a través del formato virtual, prestando particular atención al deseo, al ser vistos, al decir y al relacionarnos.

El cuerpo que habla está en la escena y es la escena. El contexto es la casa, la propia.
Y si ese contexto nos permitiera recorrer lo cómodo y de allí tomar lo necesario para poder estar en casa y cuando podamos Salir poder estar a gusto: a gusto en el propio cuerpo, como en casa.

¿Será que esta modalidad, la virtual, será el modo de encontrarnos de aquí en adelante? No lo sabemos, no lo creemos, no lo queremos creer. Aún así, en estos últimos 60 días, donde fue decretada una cuarentena y haciendo uso de los virtual como instrumento, hemos puesto a prueba la validez y capacidad de resonancia del trabajo grupal y de las prácticas performáticas lo cual ha sido estimulante y revelador.

¿Le tememos a la virtualidad para transitar un programa como este? ¿Extrañamos no sentir la temperatura, no poder orientarnos con el toque, sentir el vientito de los otros para inspirarnos, para contenernos?
Y si consideramos que aún tenemos el recuerdo vivo de los otros cerca y que basta salir a la calle con barbijo y guantes para sentir la cercanía de las personas que antes no sentíamos.

Y si esta coyuntura fuese una invitación, esperanzados de que no dure para siempre, para preguntarnos qué nos convoca. Buscar, como si fuese un portal, algún tomo de aquella enciclopedia que tengamos a mano, donde existen descripciones poéticas del cuerpo y del movimiento y perdernos entre los movimientos, el piso ó la mesa donde estamos apoyados, las palabras, los olores, la organización de donde ponemos todo lo que encontramos, y donde dejamos lo que nos resuena.

No se puede sustituir la presencia física, no se puede sustituir el afecto, el toque físico, pero si podemos observar qué de eso nos falta, vivenciar ese vacío para que pueda llegar e ir por ello; para que esos vínculos que añoramos devengan sin esfuerzo.

Si todas las experiencias físicas necesitan de un cuerpo que las perciba, acaso la virtualidad no es un medio que pone sobre una pantalla aquello que nos permite saber que somos vistos, que existimos.
¿Qué tendríamos para decir? ¿Qué tendríamos para hacer?

Si el hecho de estar en el mismo lugar nos permitiera ver como se mueve el mundo alrededor y de hecho desfasarnos de donde estábamos hasta marzo 2020 y quedar enfrentados a nuestro vacío.

Es placentero el vacío que puede ser llenado.

En esta edición de “El intérprete_The Performer” será cuestión de arrojarnos a eso, a una dimensión  conocida pero no sabida; y como una “primera vez” podría ser inolvidable.

¡Sean bienvenidas!

Melina Seldes